18 de octubre de 2017

Temas del día

Cómo ha cambiado internet y las redes nuestra forma de ver el mundo

Los millennials y las nuevas generaciones son más infieles y tienen menor capacidad de concentración.

Eduardo E. Zapata Saldaña, profesor de la UPC, habla sobre su libro Nómades electronales.

Habernos acostumbrado a comunicarnos a través de aparatos electrónicos, usar WhatsApp, Facebook , Twitter o leer noticias en webs no significa simplemente que hemos cambiado el papel por la pantalla. Hay en ese tránsito una profunda modificación de la naturaleza del signo y una forma diferente de producir sentido, lo cual conlleva a una manera distinta de entender el mundo. De lo trascendental de estos cambios en la mente humana nos habla Nómades electronales: lo que nos dicen la escritura de los jóvenes, un libro escrito por Eduardo E. Zapata Saldaña y Juan J. Biondi Shaw y publicado este 2017 por la Universidad de Ciencias Aplicadas.

El peso de este cambio es tan importante como el que se produjo cuando el ser humano comenzó a escribir. El aprender a escribir contribuyó a la construcción de una memoria a largo plazo, fuimos capaces crear discursos que reafirman una y otro vez una idea y “aseguraban pertenencias e identidades” y así aparecieron las ideologías. La secuencialidad lineal que caracteriza a la escritura privilegió el hemisferio izquierdo del cerebro, asociado a lo objetivo, lo que permitió que pensáramos en las cosas y las conceptualizásemos fuera del mundo real al convertirlas en ideas intangibles.

La escritura aparece como un producto cultural de sedentarismo. Los discursos escriturales están llenos de subordinaciones y su uso genera una distancia entre el emisor y el receptor donde este último es solo un consumidor.

La electronalidad

La aparición de la electronalidad, como una tecnología para comunicarnos y un nuevo sistema cultural, nos regresó varias características de la oralidad (anterior a la escritura). La escritura electronal se estructura a partir de oraciones coordinadas y yuxtaposiciones como en la oralidad, es inmediato y los receptores se convierten en prosumidores (capaces de responder y modificar el discurso propuesto). En la escritura electrónica es común ver el acortamiento de palabras, se prescinden de las vocales (como en los inicios de la escritura) y se usa emojis que “marcan el sentido que va adquiriendo la escritura electronal”.

Además, el poder borrar lo que se va escribiendo (algo difícil de hacer con la escritura en papel) se asocia a la generación de sociedades abiertas. Por otro lado la activación de las computadoras supone la utilización de ambas manos y, por ende, la utilización de ambos hemisferios del cerebro. Se reactiva así el lado simultaneidad visual y lo subjetivo.

Desafíos

Sin embargo, la electronalidad ha hecho que la cultura escribal entre en crisis. Un claro ejemplo de ello es el choque que hay entre los métodos de educación tradicional y las características de los alumnos electrones que rápidamente pierden la capacidad de concentración. Pero, en palabras del autor Zapata , “esto no es problemas de los alumnos, sino de los profesores” que deberán adecuarse a los nuevos pupilos. Nuevos desafíos se presentan y de eso conversamos con el doctor en Lengua y Literatura Eduardo E. Zapata Saldaña. Puedes ver la entrevista en el video de la parte superior de esta nota.

.-

Si no la necesitas, no la pidas. Controlemos el uso innecesario de los materiales de plástico.

Tags

Notas Relacionadas

EL DIARIO MÁS GRANDE DEL MUNDO